Pasar al contenido principal

¿Cuáles son las nuevas alternativas en la logística urbana?

El incremento de la población en las zonas urbanas y el aumento de las compras online hacen que las empresas de logística se estén viendo obligadas a buscar alternativas, para la entrega de los paquetes de la denominada "última milla" de la forma más eficiente posible. 

La movilidad es una de las mayores problemáticas de la sociedad actual. Y es que la congestión de una ciudad no solo repercute en un empeoramiento de las comunicaciones. Las consecuencias van mucho más allá. No en vano, hablamos de un efecto en cadena que, como si de unas piezas de dominó se tratase, acaba afectando a todos los ámbitos. Contaminación, ruido, ineficiencia energética, cambio climático y un largo etc. 

Por si fuera poco, hablamos de un modelo de transporte que repercute directamente en el empeoramiento de nuestra salud e incluso en un considerable aumento de la siniestralidad en carretera. Es por ello que cada vez son más las empresas de transporte que, tomando conciencia del grave efecto causado por las transformaciones de la movilidad urbana acaecidas durante el siglo XXI, se plantean seriamente un cambio radical en su logística urbana.

Un cambio que, como podréis leer en este artículo, ni resulta tan sencillo como pudiera parecer a simple vista, ni abarca solo a los profesionales del sector. Por suerte, también os hablaremos sobre diferentes iniciativas, como Citibox y sus buzones inteligentes, encaminadas a la difícil tarea de cambiar el paradigma imperante en la actualidad.

Los retos de la logística urbana

Más del 80% de los españoles reside actualmente en ciudades. Cifra que en 2050 podría rozar el 90%. Y este es, precisamente, uno de los mayores retos de la logística urbana. El crecimiento, concentración y masificación, a todos los niveles, de las ciudades.

Pero la cosa no se queda ahí, ya que el crecimiento exponencial del ecommerce está repercutiendo, de igual forma, en una mayor demanda y especialización, con infinidad de tipos de productos y modalidades de entrega, dentro del transporte urbano. Por no hablar de la necesidad de optimizar las rutas, garantizar entregas y reducir los tiempos de reparto.

Si a todo lo anterior sumamos la escasez de zonas de carga y descarga, las restricciones de circulación y el aparcamiento urbano entendido como toda una odisea, la conclusión, a falta de una legislación común, es clara: ¡el desafío organizativo va a ser enorme!

Buzones inteligentes

Las empresas de logística se están viendo obligadas a buscar alternativas, para la entrega de los paquetes de la denominada "última milla", que aborden, con vocación de solución, la actual problemática de la movilidad. Una de las más demandadas es la de los buzones inteligentes. Una suerte de dispositivos tecnológicos con los que lograr agilizar las entregas de paquetería de una forma comunitaria, universal y tecnológica.

Es por ello que Citibox y sus buzones inteligentes para comunidades de vecinos son la alternativa perfecta. Y es que sus ventajas van desde una mayor seguridad, entregas sin contacto directo (covid-19), hasta una estandarización a nivel empresarial o su mantenimiento gratuito. La creación de hubs urbanos (almacenes logísticos en plena ciudad) o de los puntos de conveniencia (comercios de proximidad para remitir o recoger pedidos) son otras de las alternativas más usadas y demandadas en la actualidad.

Incluso las empresas se están subiendo al carro de la sostenibilidad con la creación de multitud de espacios Click & Collect en sus establecimientos. Permitiéndonos comprar sus productos online, evitando largas colas, pero ofreciéndonos la posibilidad de recoger dicho pedido en tan solo unas horas en su establecimiento físico más cercano. Algo que suprime de la ecuación logística a las empresas de paquetería "puerta a puerta".

No obstante, y pese a las virtudes de todos los métodos anteriormente comentados, los buzones inteligentes hacen que las compras lleguen a nuestros espacios comunes, obviando cualquier tipo de intermediario y otorgando una flexibilidad difícilmente alcanzable con los métodos tradicionales. Por no hablar de que se trata de un servicio que cuenta con acuerdos en nuestro país con decenas de empresas como SEUR, MRW, Correos Express, Zeleris, GLS, Vamos, Tipsa y, en definitiva, la inmensa mayoría de mensajerías que manejan productos de los principales ecommerce, como Amazon, AliExpress, Inditex...

Un desafío de todos

Aprender a gestionar eficientemente la logística urbana no depende solo, como ya hemos comentado con anterioridad, del sector logístico y de las propias instituciones que nos rodean. La toma de conciencia, por parte del consumidor final, sobre la importancia de un consumo responsable, que nos lleve a adquirir solo lo necesario, resulta fundamental.

Al final, y como suele ocurrir siempre en estos casos, el cambio de paradigma dependerá en última instancia de nuestro grado de implicación y concienciación. Pagar, o no, un alto coste medioambiental y operacional está, una vez más, en nuestras manos.