Pasar al contenido principal
Un día de reparto a domicilio sin buzones inteligentes Citibox
Autor: Citibox

¿Cómo es un día de reparto a domicilio en un hogar sin buzón inteligente Citibox? Visión del repartidor y del destinatario.

Recibir tu compra online sin tener buzones inteligentes

Son las 10:30 h de un martes cualquiera entre semana. Acabas de recibir una notificación de tu empresa de mensajería de que tu paquete será entregado hoy en tu domicilio. Una buena noticia sin duda, pero por desgracia, no llegarás a tu casa hasta las 19 h de la tarde, al salir del trabajo y a esa hora, seguramente, ya no se hagan repartos. 

Llamas a la empresa de mensajería para notificar tu ausencia y pedir pasarte tú por la oficina a recogerlo o que te lo envíen otro día. Te confirman que sí a todo, que sin problema.

Son las 12:45 h. Acabas de recibir otro correo electrónico informando de que tu pedido no se ha podido entregar. En función de la empresa, una nueva fecha de entrega se adjudica automáticamente. Una la cual no has podido elegir y que seguramente te vuelva a ir mal. Te empiezas a cabrear porque ya habías avisado a la empresa de reparto de que no ibas a estar en casa, y te preguntas: ¿Para qué fueron igualmente?

Vuelves a contactar con la empresa para cambiar el método de entrega, para que un día más, la solicitud sea en vano. El repartidor vuelve a ir por una casa en la que no hay nadie para recoger su entrega. Con las idas y venidas, ha pasado una semana desde que se tenía que haber entregado tu pedido, y sigues sin tenerlo.

Esto hace que te plantees escoger en próximos pedidos la opción de recogida en tienda. Aunque para eso… para tener que ir hasta la tienda a recogerlo, lo podías haber comprado allí directamente, porque la comodidad de comprar desde casa sin tener que desplazarte ha desaparecido.

repartidor entregando pedido

Entregar un pedido online sin que el destinatario tenga buzón inteligente

Un día más de trabajo. Con la furgoneta cargada de los pedidos que debes entregar hoy, vas hacia el centro de la ciudad. No es tu zona favorita porque la cantidad de tráfico y de movimiento durante la semana, hace que sea muy agobiante llevar a cabo las entregas. Toca aparcar en doble fila o en el sitio más asequible que encuentres. 

Llevas 5 entregas exitosas cuando empiezan los problemas; timbras 2 veces al telefonillo y nadie responde. Esperas un par de minutos, vuelves a llamar y nada, sin señal. Marcas en tu móvil “ausencia de destinatario”. Vuelves a la furgoneta y a por la siguiente entrega… También fallida. Motivo: ausencia de destinatario. 

Termina tu jornada y cuando haces el recuento, te das cuenta de que se han quedado sin entregar unos 15 paquetes. 15 paquetes que deberás meter como puedas en la organización del resto de la semana. 15 direcciones a las que volver y en las que seguramente vuelvas a encontrar una casa vacía. 

Más trabajo, más combustible consumido y más tiempo perdido. 

¿Es posible evitar estas dos situaciones? 

La respuesta es sencilla: sí. Por supuesto que se puede, y además, de una forma muy sencilla: instalando buzones inteligentes

Los buzones inteligentes de Citibox permiten que el destinatario no tenga que estar pendiente del repartidor ni que tenga que permanecer en casa esperando a que traigan su paquete. Teniendo estos buzones en tu edificio, podrás irte al trabajo, de recados, al gimnasio o donde te apetezca, sin preocuparte de si llegará tu pedido justo cuando no estés y eso haga que tengas que esperar por tu pedido más de lo que deberías.

Por el lado de los repartidores, sus beneficios son evidentes. Se acabaron las entregas fallidas y el tener que meter los paquetes que no se han podido entregar con calzador en el reparto del día siguiente. Se acabaron los viajes en vano y sobre todo, el desperdicio de medios y malgasto de combustible. Con los buzones inteligentes, la empresa de mensajería no solo ganará en eficiencia, sino que ahorrará costes al no tener que hacer más de una vez el mismo viaje a una casa sin destinatario. 

Los buzones inteligentes son el último peldaño para hacer de las compras online, una experiencia de 10.