Pasar al contenido principal

¿Qué es la logística verde? Descubre por qué se ha convertido en una tendencia de este año

¿A qué nos referimos cuando hablamos de logística verde? 

La pandemia de la COVID-19 ha contribuido en gran medida al crecimiento del comercio electrónico. Algo que queda reflejado en la ‘II Radiografía de Consumo y Coronavirus’ elaborada por la compañía Webloyalty, donde se revela que el comercio electrónico creció un 35% en España a lo largo de 2021, en comparación con el mismo periodo del año anterior. Muchos consumidores han perdido el miedo a la compra digital. Los nuevos hábitos de compra de los consumidores están provocando un aumento de los envíos de paquetería, lo que se traduce en un incremento de las emisiones contaminantes. En España, el transporte es el sector que genera un mayor volumen de gases de efecto invernadero (GEI) con un 2,5% de las emisiones totales nacionales, según datos del Observatorio de Transporte y Logística,

Desde la producción y el embalaje hasta el envío de mercancías, el comercio electrónico es responsable de una gran parte de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. Cada etapa en la cadena de suministro del ecommerce se activa con un pedido en firme y no se realiza sin la existencia de demanda. Sin embargo, la última milla, es decir, el trayecto desde el centro de distribución hasta la puerta de los consumidores, es la etapa más costosa económicamente, más ineficiente y contaminante del proceso logístico, siendo la principal responsable de que el comercio electrónico multiplique sus emisiones con respecto al comercio tradicional. De hecho, la última milla supone hasta un 50% del coste logístico en las entregas de pedidos online.

El auge del comercio electrónico ha obligado a las empresas del sector logístico a repensar la cadena de suministro para hacerla más sostenible, haciendo especial hincapié en la reducción de la contaminación en la última milla. En este contexto entra en juego la logística verde, que se ha convertido en una tendencia clave para que las empresas de logística reduzcan su huella de carbono. Dada la preocupación por la sostenibilidad y el medio ambiente, la logística verde debe estar cada vez más presente en las políticas corporativas de las compañías.

¿Qué es la logística verde?

El término logística verde hace referencia al conjunto de políticas y medidas sostenibles encaminadas a analizar y reducir el impacto ambiental causado por la industria del transporte y la logística. Este enfoque incide en impulsar la transformación integral de las estrategias, estructuras, procesos y sistemas logísticos hacia un uso más racional y eficaz de los recursos, cubriendo todo el ciclo de vida del producto: fabricación, almacenamiento, transporte, comercialización, uso y eliminación.

En la logística tradicional, el foco está en las operaciones, de forma que la sostenibilidad ambiental queda al margen. El objetivo de la logística verde es encontrar un equilibrio entre el medio ambiente, la economía y la sociedad, que son los tres pilares de la sostenibilidad, para brindar el mejor servicio al mismo tiempo que impone y asegura un uso más consciente de los recursos. A medida que la empresa reduce su impacto en el medio ambiente y apoya comportamientos sociales positivos, puede tener un retorno económico positivo. Cada vez son más las empresas que están implementando estrategias de logística verde para reducir la huella de carbono, especialmente de los repartos de última milla, tras el auge del comercio electrónico.

¿Cómo contribuye Citibox a la reducción de la contaminación en la última milla?

El informe ‘Futuro del ecosistema de la última milla’ publicado por el Foro Económico Mundial señala que las entregas de última milla crecerán un 30% en la próxima década a medida que aumenta el número de compradores online. Este informe también afirma que la demanda de entregas de última milla en áreas urbanas aumentará en un 78% para el año 2030, lo que provocará un crecimiento de un 36% más de vehículos de transporte en el centro de las 100 principales ciudades del mundo. Si estas predicciones resultan correctas, las emisiones de la última milla podrían contribuir a que las emisiones globales de GEI aumenten en 25 millones de toneladas anuales y a un aumento del 21 % en la congestión del tráfico.

El desarrollo de redes de puntos de entrega como pueden ser los buzones inteligentes de Citibox es una de las principales soluciones para reducir la huella de carbono en los repartos de última milla. La implantación de estos buzones en viviendas unifamiliares y comunidades de vecinos garantiza el 100% de las entregas, incluso cuando los destinatarios no están en casa. Esto significa que el repartidor no tiene que volver al domicilio en otras ocasiones. Esto se traduce en menos viajes, menos tráfico y una reducción diaria de alrededor de 5,5 toneladas de CO2. De esta forma, los buzones inteligentes de Citibox contribuyen a reducir el impacto medioambiental de última milla, que, como hemos comentado anteriormente, es la etapa del ciclo logístico que más huella de carbono deja en el medio ambiente en el ámbito del comercio electrónico.