Pasar al contenido principal
Cajas Amazon devoluciones: la realidad de la logística inversa
Autor: Citibox

¿Qué son las Cajas de Amazon devoluciones ? Te contamos la realidad detrás de las cajas misteriosas de Amazon.

 

Aunque últimamente se está escuchando mucho hablar de las cajas de Amazon devoluciones, lo cierto es que no es algo novedoso ni de los últimos meses. Las cajas de Amazon devoluciones son la representación física de un problema de logística inversa que se lleva arrastrando muchos años: para las grandes empresas que venden online, resulta más barato acumular los pedidos devueltos en un almacén que devolver los productos al almacén original del que salieron o en caso de los marketplaces, a su propietario original. ¡Y no solo eso! En algunos casos, si has comprado algo en Amazon que no cumplido tus expectativas y quieres devolverlo, la compañía puede reembolsarte lo pagado y aun así, quedarte igualmente con lo que has comprado. 

Esto se debe a que les sale más caro todo el proceso de devolver el producto que reembolsarte lo que has pagado por él. Paralelamente a este sistema que adoptó la compañía más recientemente, están las famosas cajas de Amazon devoluciones. Pero… ¿Qué son esas cajas tan misteriosas de Amazon?

Cajas de amazon devoluciones

 

¿Qué son las cajas de Amazon devoluciones? 

Se conoce como cajas de Amazon devoluciones o cajas misteriosas de Amazon a las cajas en las que la compañía de Jeff Bezos agrupa diversos productos devueltos en uno para su venta. Es decir, dentro de una caja de Amazon devoluciones se pueden encontrar diversos artículos que han sido devueltos por sus compradores y que Amazon revende sin que el comprador sepa lo que se va a comprar. La mercancía que se encuentra en su interior es mercancía al azar: el comprador nunca va a saber lo que hay dentro. 

El número de productos devueltos que llegan a los almacenes de Amazon son incontables y suponen un gran problema de gestión para la compañía. Debido a esto, nacen sus cajas misteriosas. Algunas empresas compran esos productos devueltos y los revenden en packs de distintos precios para reducir el volumen de trabajo de Amazon y llevarse parte del beneficio. Estas empresas venden estas cajas por distintos precios, pudiendo encontrar las cajas misteriosas por 20 o 300 euros por ejemplo. 

Pero… ¿Qué tienen de especial estas cajas en las que no sabes lo que hay para que cada vez más gente esté desando comprarlas? Su verdadero valor. 

Si sumas el total del coste de todos los productos que hay dentro de una de las cajas, hay altas probabilidades de que el coste total sea más alto que el que pagaste por la caja. Esto hace que si el comprador de la caja revende los productos en plataformas tipo Wallapop, gane más dinero del gastado al comprar la caja de Amazon devoluciones. 

La realidad detrás de las cajas misteriosas de Amazon 

Aunque para muchas personas, las cajas de Amazon devoluciones supongan una forma sencilla de sacar un dinero extra revendiendo los productos que traen dentro, no dejan de ser una muestra del gran problema de logística inversa que existe actualmente. 

Las empresas que venden online no son capaces de gestionar la cantidad de devoluciones que se realizan diariamente, generando una gran cantidad de productos almacenados que se pueden considerar prácticamente residuos. El hecho de no poder devolver esos productos a su lugar de origen para que puedan ser revendidos, conlleva a que se almacenen miles y miles de productos en grandes naves que no van a tener una segunda vida ni se les va a dar uso. Además, se despilfarra combustible y se genera CO2 innecesario, pues los camiones que han transportado esos paquetes, los han transportado para nada. 

Las cajas misteriosas de Amazon son la principal vía para que estos productos no se queden en un almacén sin ser usados de por vida, pero con todo, no son suficientes.

la realidad de devolver compras online

 

 Soluciones para reducir las devoluciones online 

Si gestionar la logística inversa es muy complicado debido al volumen de paquetes y a los costes que conlleva devolver un producto a su destino original, quizás donde deberían hacer hincapié las marcas es conseguir que sus usuarios devuelvan menos productos. Para esto, existe una serie de cosas que podemos hacer:

  1. Hacer las páginas webs más navegables e informativas: aporta toda la información de los productos que puedas, tallas, materiales, colores, etc. No dejes lugar a posibles dudas que deriven en una devolución. 
  2. Tener un equipo de atención al cliente de calidad: tus clientes tendrán dudas tanto sobre tus productos como de tu sistema de compra. Por ello, tener un buen equipo de atención al cliente ayudará a que todo el proceso de compra se lleve de forma clara y evitaremos futuras sorpresas que hagan que el cliente quiera devolver su producto. 
  3. Introducir reseñas y opiniones de usuarios para que los clientes puedan ver fotos más “reales” para que tengan claro lo que van a recibir: las fotos de producto están siempre hechas con la luz adecuada, en una modelo perfecta y no suele reflejar la realidad de cómo va a quedar en un ambiente normal. Por ello, las fotos de usuarios que también han comprado ese producto pueden ayudar a que otros clientes vean bien claro lo que van a recibir. 

Todos debemos contribuir dentro de nuestras posibilidades para evitar generar tantísimos residuos que acaben acumulados en un almacén. 

  • Asegúrate bien de que el producto que vas a comprar online lo necesitas y que no puedes encontrarlo en ninguna tienda física de tu barrio.
  • Revisa bien la información que exista sobre él, reseñas y todo lo que pueda eliminar dudas para que recibas el producto tal y como imaginabas.
  • Instala buzones inteligentes en tu casa para evitar que los mensajeros tengan que visitar varias veces tu domicilio si no estás, y así hagan menos viajes y emitan menos CO2.
  • Compra en tiendas de segunda mano. Anímate a darle una segunda vida a los productos que otra persona no quiso. Ahorrarás costes y estarás ayudando a no generar más residuos.
  • Antes de devolver un producto que a ti no te valga o no te acabe de convencer, párate a pensar si podría gustarle a alguien de tu entorno. ¡Podrías regalarlo por Navidad o un cumpleaños!