Los 5 problemas típicos de una Junta de Vecinos y cómo solucionarlos

A veces la Junta de Vecinos aveces son verdaderos campos de batallas. Y es que lo cierto es que los problemas de la comunidad suelen ser el motivo habitual para convocar una junta vecinal. No hay mucho margen para la originalidad, las problemáticas que se suelen debatir en todas las juntas de propietarios siguen el mismo patrón.

Si has asistido en alguna ocasión a una junta de vecinos probablemente hayas sido testigo de los problemas que se describen a continuación. No siempre es fácil lidiar con los intereses de todos los inquilinos, pero es importante ser paciente y empático en cada reunión de vecinos. Lo más importante es no olvidar que los asistentes de la reunión son nuestros vecinos y, al fin y al cabo, compartimos un espacio con todos ellos.

¿Cuáles son los temas recurrentes en la Junta de Vecinos?

Morosidad

Se trata del problema `estrella´en cualquier junta de propietarios. Siempre hay algún vecino que no ha abonado las cuotas de participación ordinarias. Se supone que este pago se trata de una obligación anual a la que deben hacer frente todos los propietarios. Esa es la teoría. La realidad es que es uno de los mayores quebraderos de cabeza en todas las comunidades de vecinos.

Pero, ¿qué ocurre cuando aparece el término “derrama”? Esa es la palabra mágica por antonomasia. La que mayor índice de conflictos ocasiona en las comunidades de vecinos.
Un impago a la comunidad de vecinos puede llevar al propietario hasta un juicio o incluso al embargo de la vivienda. Sin embargo, existen algunas medidas previas mucho más amigables para poner en marcha antes de que “la sangre llegue al río”.

Lo primero sería reclamar la deuda al propietario de forma cordial. Si esto no funciona, lo más apropiado es seguir las recomendaciones de la OCU. En este caso se debe remitir un burofax al propietario que ha contraído la deuda. Y en cualquier caso, armarse de paciencia y ser empático con los vecinos.

Humedades

Cuando provienen del tejado general del inmueble los gastos se afrontan mediante derramas. Ahora bien, ¿qué ocurre cuando las humedades se filtran desde la vivienda de algún vecino? Ahí sí que surgen los problemas. Es muy habitual que la pelota pase de un tejado a otro, y nunca mejor dicho. Ante estos casos es esencial contar con un seguro en la comunidad que cubra daños a terceros.

Las reformas y sus ruidos

Las obras siempre son molestas, pero si encima los ruidos provienen de la casa del vecino nuestra paciencia llega al límite mucho antes. Por lo general, todas las comunidades de propietarios cuentan con normas de régimen interno. En este reglamento se recogen pautas de conducta para facilitar la convivencia entre vecinos. Además, las ciudades cuentan con una Ordenanza de Protección contra la Contaminación Acústica y Térmica.

Habitualmente la normativa prohíbe la realización de ruidos que excedan los límites permitidos entre las 21:00 y las 08:00. Además, esta ordenanza ampara a los vecinos de los inmuebles ante las obras o mudanzas que se realicen en su edificio. También incluye los ruidos molestos derivados de fiestas o reuniones en las viviendas.

Otra de las obras más habituales en las comunidades de vecinos es la instalación de un ascensor. Y más desde que en 2017 la instalación de un ascensor pasó a ser una obligación. Incluir un ascensor en un edificio tiene un gran coste y cuando hablamos de dinero comienzan los problemas…

¿Cuánto cuesta instalar un ascensor?

Las funciones del Conserje

Sin lugar a dudas, uno de los temas estrella en todas las comunidades de vecinos son las tareas de las que se debe ocupar el conserje. Uno de los conflictos más extendidos en los últimos años se origina con la recogida de paquetes provenientes de las compras online.

Cada vez llegan más paquetes a las garitas de los conserjes, pero ¿es su obligación recoger la paquetería de los inquilinos?

Para evitar conflictos, muchas comunidades de vecinos han optado por soluciones como los buzones inteligentes de Citibox. De este modo, todos los vecinos pueden recibir sus compras online aunque no estén en casa y sin colapsar la garita del conserje.

#quieroCitibox

Evitar conflictos en las juntas de propietarios

Si lo que quieres es que la convivencia con tus vecinos se desarrolle con armonía, sigue estos consejos. No hay nada mejor que llegar a casa y poder decir con tranquilidad “hogar, dulce hogar”.

-Cuida las relaciones personales con tus vecinos. Ellos saben dónde vives…

-Respeta el pago de las cuotas establecidas para hacer frente a los gastos de la comunidad.

-Respeta a los profesionales que trabajan para facilitar el funcionamiento de la comunidad. Muchos edificios cuentan con un conserje que se encarga del mantenimiento de las zonas comunes. No olvidemos que no es nuestro mayordomo.

-Adopta una postura constructiva en las reuniones vecinales. Todas las opiniones son igual de válidas que la tuya.

-Cuida todas las zonas comunes. Están para el uso y disfrute de todos los inquilinos, pero recuerda que nuestra libertad acaba donde empieza la de los demás.

Nuestro consejo

No todo vale, y el dicho que reza “es mi casa y hago lo que quiero” no se puede aplicar cuando vivimos rodeados de vecinos. Pero cuando hay un consenso en una junta de propietarios las ventajas pueden ser infinitas 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *