Mi experiencia de compra de mis zapatillas Pompeii

Experiencia Pompeii de LaraEn la oficina somos verdaderos adictos a las compras online. Cada semana llegan productos de todo tipo. No hay ecommerce que se nos resista y por ese motivo os vamos a contar nuestras experiencias de compra cada vez que nos llegue un paquete.

Para romper el hielo comenzaré yo, Lara. La persona encargada de escribir estas líneas como Responsable de Contenidos en CITIBOX.

¿Cómo conocí Pompeii?

Como todas las historias de amor a primera vista fue por casualidad, donde menos lo esperaba. Lo recuerdo perfectamente, fue de buena mañana. A esas horas llega un goteo de gente que comienza a ocupar sus puestos al ritmo de “buenos días”. En una de estas ocasiones me giré para devolver el saludo y ¡voilà! Ahí estaban, a los pies de nuestro Director de Expansión, Alejandro Coca.

Tal vez por discreción, o por timidez, o quizás era solo el madrugón… La cosa es que no le pregunté de dónde habían salido esas zapatillas. Solo hicieron falta un par de horas para resolver el misterio, y una vez resulto me gustaron aún más.

Mientras estaba mirando qué empresas se movían como pez en el agua en las redes sociales dí con la clave. Allí estaba Pompeii con decenas de miles de seguidores y todos en torno a un producto con una competencia brutal, unas zapatillas.

Ahora bien, no estamos hablando de unas zapatillas cualquiera, sino de unas zapatillas con historia, llenas de creatividad y que lo mires por donde lo mires molan y mucho.

Por si todo esto no fuera suficiente, hace unas semanas visitó nuestra oficina Jaime Garrastazu, Co-Founder de Pompeii. Después de oír de su boca la historia de la compañía y explicarnos su forma de trabajar, su filosofía y todo lo que rodea su marca no tuve ninguna duda. Quiero unas Pompeii y las quiero por todo lo que representan.

¿Qué es Pweb Pompeiiompeii y quiénes la forman?

A estas alturas me atrevería a decir que Pompeii son las zapatillas “made in Spain” con más éxito entre los millenials. Apenas hace tres años que dieron sus primeros pasitos en los pies de los cuatro emprendedores que están a la cabeza de esta firma, Cosme, Jaime, Jorge y Nacho.

El concepto de Pompeii es muy simple y precisamente eso es lo que hace que sus zapatillas seas especiales, casi únicas. Cuentan sus creadores que en un inicio su producción se limitaba a 349 pares de zapatillas. Esto, inevitablemente, hacía que sus colecciones fueran ediciones limitadas. Y seamos sinceros, ¿a quién no le gusta tener algo exclusivo?

Hoy en día venden alrededor de 15.000 zapatillas al año con un precio aproximado de 50 euros. Sin embargo, cada una de sus colecciones sigue siendo única y en muchas ocasiones solo está disponible por tiempo limitado.

No solo eso convierte a Pompeii en una de las marcas más deseadas. Créeme, cuando te pruebas sus zapatillas conoces el verdadero significado de comodidad. Si esto lo unimos a que encajan a la perfección tanto con ropa informal como con prendas más arregladas, ya no hay lugar a dudas de que se convierten en la elección perfecta para el día a día.

¿Cómo fue mi experiencia de compra en Pompeii?

¡Redonda! Puedo decir que que ha sido el claro ejemplo de una experiencia de compra 360º. No perdáis detalle porque es para quitarse el sombrero…

Con Pompeii no te enamoras de unas zapatillas, no hace falta, son ellas las que te enamoran a ti. Eso fue precisamente lo que pasó cuando entré en su página web. No tuve ninguna duda, las Origami Apricot Crude estaban hechas para mi.

He de reconocer que en un primer momento frené mis impulsos de compra. Lo típico… “mejor espero a que se pase la cuesta de septiembre”, “ya me he comprado muchos caprichos este mes…” Pero ya no había marcha atrás, tenían que ser mías sí o sí.

Después de dos días y más de 20 visitas a su web solo me faltaba el empujoncito final para cerrar mi compra. Abrí mi página de Facebook y ahí estaban mis Origami Apricot Crude con un mensaje que, sin lugar a dudas, me convenció: “Deja de mirarlas y pruébatelas” 

El proceso de compra no puede ser más sencillo. En tres pasos ya son tuyas. Y lo mejor de todo es que te aseguran que las recibirás en 2-3 días laborales.

El día que me decidí a comprarlas fue un lunes, así que el martes estuve muy tranquila sabiendo que mis Pompeii estaban en camino. Llegó el miércoles y sinceramente, a media mañana, me empecé a impacientar. Aunque todo estaba en orden y aún no había pasado el plazo establecido para recibirlas yo estaba expectante. Dicho sea de paso que me iba de vacaciones y no quería irme sin ellas.

La verdad es que el miércoles (dos días después de mi compra) llegó cargadito de reuniones. mientras estaba en una de ellas vi pasar a través de los cristales al mensajero de SEUR. Por muchas ganas de tener entre mis manos mis zapatillas nuevas, no era nada profesional salir a recoger mi paquete. He dado tantas vueltas para recoger paquetes que no me han podido dejar por no estar en casa que no pude evitar ponerme nerviosa.

Ahora bien, los nervios me duraron exactamente 2 minutos. Justo el tiempo que tardé en abrir mi correo: “Tu paquete acaba de llegar a las taquillas CITIBOX“.

¡Ahora sí! Ya eran mías y la experiencia de compra no podía haber sido más perfecta. En menos de 48 horas desde que realicé mi pedido tenía mis zapatillas esperándome en CITIBOX. ¿Qué más se puede pedir?

#quieroCITIBOX

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *