Abrir tu buzón y otras cosas que no puede hacer tu casero por ley

Todos en algún momento de nuestra vida hemos vivido de alquiler. Ya sea en nuestra etapa universitaria como en nuestros primeros años con contrato laboral, y por seguro que nos hemos topado con algún casero que no era al 100% de nuestro agrado. 

Aunque no siempre lo tengamos pendiente, vivir de alquiler garantiza unos derechos básicos aunque tu hogar no sea de tu propiedad. Como inquilino estás protegido por una serie de derechos especificados por ley que es necesario que conozcamos cuando la relación con nuestro casero no sea todo lo idílica que nos gustaría. 

Por eso hoy vamos a conocer los principales problemas que surgen entre un propietario y un inquilino y quien está haciendo las cosas bien o mal por ambas partes según la ley.

Los 4 motivos que más suscitan enfrentamientos entre casero e inquilino

Son muchos los problemas que pueden surgir cuando vives de alquiler durante unos cuantos años pero sin duda, los principales desacuerdos con el propietario suelen venir siempre por los mismos temas.

1.  Abrir el buzón y otras invasiones de la privacidad

abrir buzon y otras cosas que un casero no puede hacer

No importa la cantidad de excusas que ponga, el propietario no tiene derecho a entrar en su propiedad alquilada sin el permiso del inquilino. De hecho, es una infracción tan grave que podrías solicitar la finalización del contrato o emitir una denuncia. 

Pero… qué pasa con el buzón u otras zonas como el trastero. ¡Pues lo mismo! Tanto el buzón como el trastero forman parte de la casa, aunque no estén en su interior, por lo que el casero no puede utilizarlos para su uso sin el permiso del inquilino. Abrir el buzón aunque sea para recoger su propia correspondencia no está permitido y deberá solicitarle a su inquilino el permiso para recoger sus cartas.

2. Desacuerdos sobre reparaciones

Las cosas con el uso se acaban deteriorando. Eso es así y en ocasiones este simple hecho da lugar a múltiples discusiones. Ya sea la caldera que se ha averiado, una puerta que con el calor se ha hinchado y ahora no cierra, una tubería que gotea, etc, las reparaciones deberán correr siempre a cargo del propietario, a no ser que el inquilino haya causado el desperfecto. En el caso de los electrodomésticos, si se estropean por el uso cotidiano, deberá ser el inquilino quien asuma el coste de su reparación.

3. Problemas con la devolución de la fianza

El propietario está obligado a devolver la fianza a su inquilino una vez el contrato que mantenían finalice. Eso sí, siempre que su propiedad esté en buenas condiciones y el inquilino esté al corriente de todos los pagos mensuales. 

Si el propietario no devuelve la fianza en un plazo de un mes desde que se le devolvieron las llaves, el inquilino puede pedir intereses desde esa fecha.

4. Modificaciones del contrato sin que estén ambas personas de acuerdo

abrir el buzon y cambiar el contrato

Una vez se firme un contrato por ambas partes con unos términos acordados, no se pueden hacer modificaciones sobre este sin que exista un mutuo acuerdo. ¿Qué quiere decir esto? Que el propietario no puede subir el coste del alquiler ni prescindir del contrato sin un motivo de causa mayor, como que la vivienda la necesite para él mismo o su familia.

Buzones inteligentes: una buena solución a los problemas de privacidad

En los últimos años, los buzones inteligentes han supuesto una solución perfecta a los problemas de privacidad de la correspondencia de los inquilinos. En muchas ocasiones, ni siquiera podemos comprobar si efectivamente nuestro casero hace uso personal de nuestro buzón porque al abrirlo todo parece en orden, pero eso no quita que nuestros paquetes o cartas ya hayan sido revisados anteriormente y que nuestra correspondencia haya quedado expuesta.

Con todo, ya sea por comodidad o para estar más tranquilos, cada vez son más las personas que deciden instalar un buzón inteligente en su edificio. Ya sea por la sencillez de la solicitud para instalarlo, para la que simplemente necesitas la aprobación del apoderado de la comunidad o por todas las comodidades que trae consigo, los buzones inteligentes están más presentes que nunca en nuestras vidas. 

Con este tipo de buzón gozarás de una privacidad en lo respectivo a correspondencia que no has tenido antes. 

 

  • Recibirás todas tus compras online  sin necesidad de estar en casa.
  • Tus paquetes estarán seguros en todo momento.
  • Solo tú tendrás acceso al buzón, ni tu casero ni nadie más del edificio.
  • Evitarás incidencias como que tu paquete se extravíe. 
  • Tus compras serán totalmente privadas, y podrás comprar regalos online y despreocuparte de que la persona obsequiada descubra su regalo antes de tiempo.

 

¡No lo pienses más! Si actualmente tienes una relación complicada con tu casero o simplemente quieres que tu correspondencia goce de privacidad en todo momento, solicita ya tu buzón inteligente. Disfruta de su comodidad y efectividad a la vez que pones solución a uno de los principales problemas entre inquilinos y propietarios. ¡Solicítalo ya! 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *